Como los pájaros inquietos esperando que el viento sople a su favor para remontar el vuelo e iniciar su viaje, así estamos hoy. Las señales nos dicen que el viento sopla y nosotros deseamos que lo haga a favor. Pero no seamos incautos, hasta que no veamos a los grandes iniciar la subida, no moveremos un ala. Y cuando lo hagamos, siempre alerta y con las herramientas necesarias.

Si te ha gustado la entrada, compártela!!

Ayudamos a difundir conocimiento. Gracias